Por piquetes e incidentes, el tren Roca eléctrico sigue sin llegar a City Bell

El nuevo tramo desde Berazategui está listo para funcionar hacer dos semanas. Pero protestas vecinales que se politizaron frenaron el avance. Y este fin de semana hubo un enfrentamiento entre facciones de la Uocra.
Clarín

La Plata. (Corresponsalía). La espera se hace interminable. Y las dificultades para completar el trayecto del tren eléctrico entre Constitución y La Plata también parecen no tener límites. El tramo desde Berazategui hasta City Bell -penúltimo antes de llegar al destino final- está listo para funcionar desde hace dos semanas, pero una protesta vecinal en las estaciones de Hudson y Pereyra frenaron el avance. Todo se complicó más este fin de semana, cuando hubo un enfrentamiento a tiros entre grupos de la Uocra.

Desde hace tiempo, los pobladores de esa zona reclaman que las formaciones se detengan en esas paradas intermedias como lo hacía el viejo tren gasolero que anduvo por las vías hasta septiembre de 2015. Pero un trabajo de reacondicionamiento de esas plataformas para adaptarlas a las nuevas unidades demoran su habilitación. Cuando los habitantes de los barrios se enteraron que el eléctrico llegaría hasta City Bell sin detenerse en Hudson y Pereyra comenzaron las protestas. Grupos “autoconvocados” se sentaron sobre los durmientes e impidieron el paso de las formaciones.

Las autoridades del Ministerio de Transporte acordaron con algunos grupos de vecinos el paso de micros para que los trasladaran cada vez que pasara el tren. Pero las movilizaciones siguieron, ahora con grupos indentificados con punteros políticos y agrupaciones de la zona. Y por eso, el servicio nunca corrió hasta City Bell.

Las movilizaciones siguieron, ahora con grupos indentificados con punteros políticos y agrupaciones de la zona. Y por eso, el servicio nunca corrió hasta City Bell.

Otra complicación: el fin de semana hubo una pelea entre fracciones de la UOCRA. Chocaron los delegados de Quilmes-Berazategui con los de La Plata, por el manejo de los puestos de trabajo de la obra que inicio el ministerio de Transporte, justamente para poner en condiciones la estación. La empresa adjudicataria de la obra denunció el incidente ante la Comisaría Nº 3 de Berazategui, y en este momento la estación de Pereyra está custodiada por la policía de Quilmes. Fuentes del ministerio aseguraron a Clarín que las tareas en Hudson estarán en menos de 60 dìas. “Mientras tanto, los usuarios de esta estación tienen micros hasta Plátanos, donde toman el tren”, dijeron las autoridades.

Mientras, los platenses siguen padeciendo las deficiencias del sistema alternativo que Trenes Argentinos dispuso desde que se suspendió el ramal La Plata: los colectivos que llevan pasajeros desde la terminal platense hasta Berazategui, que es la última parada. Hay disminución de las frecuencias y por eso largas colas para acceder a las unidades que cobran lo mismo que el ferrocarril (4,8 pesos de La Plata a Constitución).

Mirá también

Tren eléctrico a La Plata: más rápido y con quejas por los andenes

El conflicto tuvo repercusiones políticas y llegó hasta el Concejo Deliberante platense. Allí, un pedido de informes del concejal Pedro Borgini (FPV-PJ) exige a las autoridades “la pronta normalización del servicio para mejorar la calidad de transporte de miles de platenses que todos los días deben usar ese medio para trasladarse hacia la capital federal y el sur del Conurbano”.

Los últimos registros de la taquilla del ferrocarril Roca indican que se vendían casi 10 mil tickets por día en la terminal platense. Todos ellos ahora deben buscar variantes, más caras, más lentas y mas incómodas.