El titular del sindicato de conductores de trenes La Fraternidad, Omar Maturano, aseguró que el paro general convocado para el próximo 6 de abril por la CGT va a ser “total”. También adelantó que el miércoles, un día antes del paro, se reunirán con el Gobierno para discutir paritarias: pedirán un 25 por ciento de aumento, más un bono por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios en 2016 y una cláusula gatillo.

“Va a ser un paro total de actividades porque todos los gremios de transporte se adhieren y se votó por unanimidad”, sostuvo Maturano en declaraciones a la radio FutuRock. “Si no hay respuestas razonables por parte del Gobierno, continuará el plan de lucha”, agregó.

Según informó el dirigente gremial, desde La Fraternidad van a pedir un 25 por ciento de aumento salarial, más un bono del 6 por ciento de recomposición por la pérdida del poder adquisitivo en 2016 y una clausula gatillo, por si la inflación anual supera el arreglo paritario. “El miércoles nos juntamos con el Gobierno para discutir paritarias, como también lo va a ser la UTA. Pero eso no significa que no vayamos a parar. Queremos que no hayan más cesantes, ni despidos ni que se ponga un techo a la paritaria”, señaló Maturano.

Para el dirigente “es posible” que finalmente negocien un 20 por ciento de aumento, como término medio entre lo que pide el gremio y el 18 por ciento que ofrecen los empresarios.

En tanto, desde las dos CTA también confirmaron su adhesión al paro general del 6 de abril aunque sumaron una movilización para el jueves de esta semana a Plaza de Mayo. “Hace más de seis meses que no tenemos ningún contacto con el ministro de Trabajo, que no atiende directamente a nadie, ni siquiera llamadas telefónicas, es preocupante”, aseguró Pablo Micheli, secretario general de la CTA Autónoma.

En declaraciones a Radio La Red, el dirigente señaló que “se ha deteriorado mucho la calidad de vida de los trabajadores argentinos” y a eso se le suma “el miedo por el peligro de más despidos, suspensiones y la falta de trabajo para los jóvenes”.

La movilización impulsada por la CTA y a la que se sumaron “otros sindicatos de la CGT, como los metalúrgicos y aceiteros” se concentrará el jueves 30 a partir de las 14 en Avenida de Mayo y 9 de julio, y marchará a la Plaza de Mayo, donde se realizará el acto central.